Vive con propósitos

Enlace Patrocinado

Motívate con las razónes de tu vida

“Cada día es un nuevo comienzo” Esta frase se basa en que  todo ser humano tiene diariamente la oportunidad de cambiar, crear, sanar, aprender, conocer y desarrollarse. Lo importante es que debemos estar claros en lo que queremos.

Muchos de nosotros tenemos la tendencia a vivir por vivir, sin metas, objetivos, sin una misión de vida.   Esto hace que nuestra vida cotidiana se convierta en monotonía y sea dirigida por los demás: por nuestros padres, jefes, hijos, pareja, familia.

Para buscar tus propósitos no es necesario contar con altas sumas de dinero, definitivamente, lo básico y elemental es tener las ganas de lograr, hacer, desarrollar, crear, cambiar.

Enlace Patrocinado

El control de nuestra vida debe ser tomado por nosotros mismos basados siempre en un manual de vida moral, física y espiritualmente sanas.  En busca de objetivos constantes y logro de metas, y de esta forma tendremos una razón diaria y una motivación profunda para vivir con enfoque hacia logros.

La vida, constituirá nuestra herramienta básica para desarrollarnos. Si tenemos vida, ya contamos con la mayor parte lograda. No existe nada que no podamos hacer, lo importante es establecernos una meta, un objetivo, un propósito ya sea encontrar mi media naranja, tener la casa de mis sueños, ser millonario, tener una empresa exitosa, ser feliz, o cual fuere.

Puntos clave de relevancia para lograr lo propuesto:

1. Creer
Es imprescindible creer en lo que deseamos y buscamos. Para lograr el éxito de lo propuesto, debemos creer en nosotros, en nuestras habilidades, en nuestras fortalezas y capacidades.

Creer que nada es imposible, creer que somos creadores y arquitectos de nuestro camino, de nuestro triunfo.  Solo tú puedes hacer lo que deseas y lo lograrás si así lo crees.

Si nosotros mismos no nos creemos el cuento, entonces quién?

2. Confiar
Para creer en nosotros debemos confiar en que Sí podemos.  El ser humano no tiene límites pues su cerebro es una creación perfecta impulsado por nuestro ser, el cual es el comando principal para ordenarle qué hacer.

Por este motivo, debemos exprimirlo y desarrollar todo lo que se nos ocurra. Tomemos de nuestro tiempo para crear, soñar, experimentar y desarrollar.

Debemos tener confianza absoluta en que somos seres de vida capaces y desarrollados para obtener resultados no imaginados.

3. Intentar
Solo hay una forma de no obtener resultados, de no cambiar, de no esperar nada y es NO intentarlo. Si nos sentamos a esperar que las cosas sucedan porque si, ¿adivinen qué? ¡nos quedaremos esperando!, y cuando menos lo pensemos, nuestra vida ha pasado como una película sin que seamos  los protagonistas.

Resulta importante tomar el rol que nos corresponde y arriesgarnos, en tiempo, en sacrificio y esfuerzo por el logro de lo que buscamos. Si no cedemos ante estos tres principales motores de resultados, será muy difícil obtener lo deseado.

4. No desfallecer
Es importante capitalizar  nuestras  experiencias.

Cada vez que intentemos podemos fallar, esto es completamente normal. Lo maravilloso de fallar es que descubrimos como no hacerlo.

Aprendamos de las caídas para que no sucedan nuevamente y levantémonos.

No te des por vencido ante el intento, simplemente aprende y continúa.

5. Optimismo
No te quejes por no obtener los resultados deseados, se optimista, que podrás lograr lo que te propongas.  Piensa en que sí estás por buen camino, sí obtendrás resultados, ¡sí  podrás lograrlo!. Recuerda no tienes limites eres extraordinario y capaz.

6. Inspirarnos en lo bueno
Busca información sobre aquellos que lograron sus propósitos. Lee, inspírate, busca ayuda en personas que te puedan retroalimentar positivamente, rodéate de gente esmerada, con buena vibra y despreocupada.

No caigas en la tentación de aquellos que tienen sus esperanzas muertas.

No cabe la menor duda que en este universo la creación perfecta la constituye  el ser humano.  Apreciemos esta oportunidad que el creador nos proporcionó y capitalicemos nuestras vidas.